“EN PRESENCIA VIVA LO MÁS IMPORTANTE ES LA GENTE”
Porque tú también eres parte de nuestra historia.

Cada familia tiene su propia “colección de momentos” (tradiciones, anécdotas, celebraciones, personajes) que configuran una historia única. Cada vez que tenemos eventos especiales, recordamos nuestras historias favoritas que definen quiénes somos. Presencia Viva no es la excepción. Queremos que conozcas nuestra trayectoria y algunas de las experiencias que reflejan quiénes somos como iglesia.

NUESTRA HISTORIA
Los inicios

Presencia Viva nació literalmente en el cielo, a 35.000 pies de altura en un avión, durante uno de los viajes de Edwin Castro, quien hasta ese día no se imaginaba que sería Pastor. “¿Qué estas haciendo por el Doral?”, fue la pregunta que claramente Dios trajo a su corazón y desencadenó una serie de milagros que hoy saltan a la vista de todos.

Junto con su esposa Maribel, decidieron obedecer el llamado de Dios y en octubre de 2011, la sala de su casa se convirtió en el mejor escenario para comenzar las reuniones con 8 parejas de discípulos. Fueron momentos de soñar juntos, ponerse de acuerdo, orar, adorar como uno solo y sin importar que fuera con un Ipod, la Presencia del Padre se percibía sin duda alguna. Dios mismo continuaba dándole el diseño al Pastor Edwin de cómo quería que fuera su casa.

El crecimiento

Presencia Viva se conformó en septiembre de 2011 con los pastores Edwin y Maribel Castro y algunas familias cercanas. Comenzó a crecer de tal manera, que nueve meses después tuvimos que ocupar las instalaciones de la Iglesia EF Church (los días sábado). Como es natural de una Iglesia naciente, los pastores hacían todo: desde dar la bienvenida, dirigir la alabanza, predicar, estar con los niños, hacer las finanzas, hasta poner y quitar el banner con el logo de la Iglesia. Afortunadamente, las familias fundadoras siempre estuvieron ahí para apoyar y acompañar este primer momento.

En el 2012 Presencia Viva sale de este lugar y llega a sus propias instalaciones, asumiendo un reto financiero significativo, pero con la certeza del respaldo de Dios en todo. El nuevo lugar necesitó de la participación y el servicio de todos para su adecuación; familias enteras limpiando, pintando, ajustando, arreglando, organizando y el olor a nuevo por todo el lugar. Sí, instrumentos, sillas, equipos, muebles, todo nuevo; Dios mismo sellando esta casa con su abundancia.

En noviembre de 2016, oficialmente ampliamos nuestras instalaciones gracias a que tomamos el local contiguo y de esta forma dimos paso a la ampliación que nos permitió doblar el número de sillas en el auditorio principal. Para Febrero de 2017 finalizamos el proyecto de construcción, con nuevas oficinas, auditorios, bodegas, etc. lo que inmediatamente desató crecimiento. Para mayo del mismo año, nuestras reuniones tienen una asistencia promedio de 350 adultos y 100 niños.