ABRAHAM

GIO JR.

Pastor de alabanza y adoración.

“Isaac le dijo a Abraham: ––¡Padre! ––Dime, hijo mío. ––Aquí tenemos el fuego y la leña––continuó Isaac––; pero ¿dónde está el cordero para el holocausto? ––El cordero, hijo mío, lo proveerá Dios––le respondió Abraham. Y siguieron caminando juntos.” Génesis 22:7-8 NVI

El ángel estaba preparado esa mañana para, como de costumbre, mirar el listado de funciones del día: cuidar en el caballo a aquel hijo de Dios que montaba como un rayo, pelear contra los principados de esa ciudad, pues el propósito de Dios allí era bien grande para la historia, entre otras cosas, una misión muy importante que requeriría de toda su atención. El caso se trataba de Abraham y su hijo Isaac. Ellos iban caminando hacia un monte para ofrecer un sacrificio a Dios ¿La situación? Dios había pedido a Abraham que ofreciera a su único hijo Isaac como sacrificio.

 

¿Has tenido alguna vez en tu vida un momento así, donde Dios te pide lo que te prometió? Se requiere de fe para enfrentar una situación así, una fe de conquista. Es que hay momentos en la vida donde Dios nos va a pedir lo más preciado, lo “único” que tenemos. Es en ese instante donde tendremos que conquistar nuestros mayores temores y confiar en que “Dios proveerá”.

 

Con el cuchillo en la mano, Abraham respiró muy profundo y se lanzó a obedecer a Dios hasta lo último. Ya estando en el punto, listo para clavarle el cuchillo a su promesa, justo en este instante, el ángel se dispuso también a obedecer y gritó con todas sus fuerzas desde el cielo: ¡Abraham! ¡Abraham!

 

¿Qué tienes para entregarle a Dios que requiera conquistar tu propio ser, por medio de la obediencia?

 

Oración:  Padre amado, te doy gracias por tu amor y misericordia para mí. Hoy decido entregarte lo que me pidas; decido conquistar mis temores y miedos. Decido confiar.

Gelv Síguenos en Twitter
Gelv Regálanos tu Like
Gelv Síguenos en Instagram
Gelv Síguenos en YouTube
Gelv Síguenos en flickr

SOLICITAR REPORTE DE DONACIONES