Presenciaviva
x
X

GRUPOS

De Conexión

BIENVENIDOS A GRUPOS DE CONEXIÓN

GRUPOS DE CONEXIÓN

Un lugar donde tu perteneces.
Dios no quiere que camines solo por la vida.
El creo a la iglesia para ser una familia – Su familia –
Un lugar donde tu perteneces.

Líder Día Hora Enfoque Lugar
Leticia Ahumada Viernes 7:00 p.m Mujeres 10800 NW 88th Ter
Unit 103, Doral, FL 33178
Diana Barberi Jueves 6:00 p.m Mujeres 8411 NW 74 St
Miami, FL 33166
Yolima Rodriguez Jueves 7:00 p.m Mujeres Presenciaviva
Diana Botero Viernes 10:30 a.m Mujeres 12352 SW 124th Ct
Miami, FL 33186
Susan Hernandez Lunes 7:30 p.m Mujeres 10825 N.W 51 Street trail Doral FL, 33178
Lauren Pedraza Martes 7:30 p.m Mujeres 9250 SW 64 St, Miami FL,33012
Cristina Cardona Lunes 7:00 p.m Mujeres 2415 Centergate Dr Unit 101 Miramar FL, 33025
Nery Liboy Lunes 7:00 p.m Mujeres 1910 W 56 St
Hialeah, FL 33012
Fernando López Lunes 7:30 p.m Hombres Presencia viva
Cesar Botero Lunes 7:00 p.m Hombres Presencia viva
Julio Barberi Martes 7:00 p.m Hombres 8411 NW 74 St
Miami, FL 33166
Jaime y Adriana Garcia Jueves 7:30 p.m Parejas Presencia viva
Juan Donado y Laura Restrepo Martes 7:30 p.m Jóvenes adultos 2640 NW 84th Ave #103, Doral, Fl. 33122
Paola Y Sebastián Herrera 4ta semana del mes 11:00 a.m Parejas jóvenes 12959 SW 133 terrace Miami FL, 33186
Tony Y Gina Pagan Martes 7:30 p.m Parejas 14816 SW 28 lane, Miami FL, 33185
Jorge y Dee Garcia Martes 7:30 p.m Parejas 4754 NW 107 Ave #903 Doral FL, 33178 Code. 059
Harwis Y Gelen Fernández Jueves 7:30 p.m Parejas 8023 Lake Drive #105 Doral FL, 33166
Orlando Rodríguez Lunes 7:30 p.m Hombres 1095 E 4 Ave Suite A Hialeah FL, 33010

El objetivo de unirte a un grupo de conexión es crecer en tu caminar con Jesus alrededor de personas que te pueden apoyar a tomar tus próximos pasos. Creemos que la vida es mejor cuando vives en comunidad. Queremos ayudarte a encontrar tu mejor lugar.

Día 10: Una Ofrenda agradable para Dios - Julio Barberi

No hay ofrenda más agradable a Dios que un corazón sano, un corazón que sabe reconciliarse, que sabe hacer comunidad, que sabe perdonar. Hoy el Maestro nos invita a dejar los problemas en el altar e ir a reconciliarnos con nuestros hermanos para ofrecerles perdón y comunión. La ofrenda más Agradable a Dios es… ¡Un corazón que sabe reconciliarse!

Quiero compartirte una historia que leía hace un tiempo:

“No hace mucho tiempo, dos hermanos que vivían en granjas contiguas tuvieron un conflicto. Éste era el primer problema que tuvieron después de 40 años de cultivar las tierras hombro a hombro, compartir el duro trabajo y de intercambiar cosechas y bienes en forma continua.
Esta larga y beneficiosa colaboración terminó repentinamente. Comenzó con un pequeño malentendido que fue creciendo hasta llegar a abrir una tremenda brecha entre ellos, que explotó en un intercambio de palabras amargas seguido de semanas de silencio.

Una mañana alguien llamó a la puerta de Luis. Al abrir, encontró a un hombre con herramientas de carpintero. “Estoy buscando trabajo”, dijo el extraño, “quizás usted requiera algunas pequeñas reparaciones aquí en su granja y yo pueda serle de ayuda”.

“Sí”, dijo el mayor de los hermanos, tengo un trabajo para usted. Mire, al otro lado del arroyo, en aquella granja, ahí vive mi vecino, es mi hermano menor. La semana pasada había una hermosa pradera entre nosotros y él tomó su buldócer y desvió el cauce del arroyo para que quedara entre nosotros.

Bueno, él pudo haber hecho esto para enfurecerme, pero le voy a hacer una mejor. ¿Ve usted aquella pila de desechos de madera junto al granero? Quiero que construya una cerca, de dos metros de alto, para no verlo nunca más.

El carpintero le dijo: Creo que comprendo la situación. Muéstreme dónde están la madera, los clavos y las herramientas y le entregaré un trabajo que lo dejará satisfecho. El hermano mayor ayudó al carpintero a reunir todos los materiales y dejó la granja por el resto del día para ir a comprar provisiones al pueblo.

El carpintero trabajó duro todo el día midiendo, cortando, clavando. Cerca del atardecer, cuando el granjero regresó, el carpintero había terminado con su trabajo. El granjero quedó, perplejo con lo que vio. No había ninguna cerca de dos metros; en su lugar había un puente. Un puente que unía las dos granjas a través del arroyo. Era una verdadera obra de arte.

En ese momento, su hermano menor, vino desde su granja, cruzando el puente, abrazó a su hermano, con los ojos llenos de lágrimas, le dijo: Eres un gran hombre, por construir este hermoso puente después de lo que te he hecho, gracias y perdóname.

En silencio el carpintero guardó las herramientas y se dispuso a marchar, cuando Luis, el hermano que le había contratado grito: ¡No te vayas espera!, quédate, tengo muchos proyectos para ti.

-Me gustaría quedarme dijo el carpintero, pero tengo muchos puentes por construir”.

Tremenda historia. ¿Verdad? Jesús es nuestro mejor carpintero.

Los tiempos que vivimos el año pasado, de confinamiento y encierro por causa de la pandemia, para muchas personas fue una tragedia, para otros fue una gran oportunidad. Oportunidad de perdonar a las personas con las que tenían cuentas pendientes, oportunidad para compartir de lo que abundaba en casa, para bendecir a los que estaban menos favorecidos, para tener misericordia por los que padecían grandes necesidades.

Las escrituras en el Nuevo Testamento nos muestran como era la forma de aumentar el número de creyentes en una comunidad cristiana. Te pregunto: ¿De verdad sientes dolor por los perdidos?
Hechos 2:44-45 nos muestra la vida de los primeros cristianos

“Y sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles. Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas;
y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno. Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos”.

Las ofrendas que tú hiciste de corazón trajeron más creyentes a la iglesia del Señor, tus actos hicieron que muchos se reconciliaran con el Padre.

Salmo 20:1-3 “Jehová te oiga en el día de conflicto; El nombre del Dios de Jacob te defienda.
Te envíe ayuda desde el santuario, y desde Sion te sostenga. Haga memoria de todas tus ofrendas, y acepte tu holocausto.”

Puede que hoy estés pleno tú y tu familia, pero más adelante si alguno de ustedes necesita de la misericordia de Dios, Él hará memoria de tus ofrendas.

Aquí vemos cómo Dios tuvo misericordia del rey, por amor a las ofrendas del Rey David

2 de Reyes 20:6 “Y añadiré a tus días quince años, y te libraré a ti y a esta ciudad de mano del rey de Asiria; y ampararé esta ciudad por amor a mí mismo, y por amor a mi Siervo David”

Pero antes, tú escucha, ve y reconcíliate con Dios, con tu iglesia, con tu familia, con tus parientes, con toda persona que necesites y permite que tengas la paz de Dios en tu vida.

Mira lo que dicen las escrituras, antes de traer las ofrendas financieras

Mateo 5:23-24 “Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda”.

Ve da tu mejor ofrenda a Dios y reconcíliate.

Oremos:
Amado Dios gracias por darnos la capacidad de dar a otros y sobre todo, gracias por extender tu perdón hacia nosotros para que nosotros podamos extender ese mismo perdón hacia los demás. Hoy decidimos perdonar de corazón y darte la mejor ofrenda: reconciliarnos contigo y con los demás. En el nombre de Jesús. Amén.

PresenciaViva Síguenos en Twitter
PresenciaViva Regálanos tu Like
PresenciaViva Síguenos en Instagram
PresenciaViva Síguenos en YouTube
PresenciaViva Síguenos en flickr
Transmisión ONLINE domingos 10:00 a.m y 12:00 p.m