Presenciaviva
x
X

GRUPOS

De Conexión

BIENVENIDOS A GRUPOS DE CONEXIÓN

GRUPOS DE CONEXIÓN

Un lugar donde tu perteneces.
Dios no quiere que camines solo por la vida.
El creo a la iglesia para ser una familia – Su familia –
Un lugar donde tu perteneces.

Líder Día Hora Enfoque Lugar
Leticia Ahumada Viernes 7:00 p.m Mujeres 10800 NW 88th Ter
Unit 103, Doral, FL 33178
Diana Barberi Jueves 6:00 p.m Mujeres 8411 NW 74 St
Miami, FL 33166
Yolima Rodriguez Jueves 7:00 p.m Mujeres Presenciaviva
Diana Botero Viernes 10:30 a.m Mujeres 12352 SW 124th Ct
Miami, FL 33186
Susan Hernandez Lunes 7:30 p.m Mujeres 10825 N.W 51 Street trail Doral FL, 33178
Lauren Pedraza Martes 7:30 p.m Mujeres 9250 SW 64 St, Miami FL,33012
Cristina Cardona Lunes 7:00 p.m Mujeres 2415 Centergate Dr Unit 101 Miramar FL, 33025
Nery Liboy Lunes 7:00 p.m Mujeres 1910 W 56 St
Hialeah, FL 33012
Fernando López Lunes 7:30 p.m Hombres Presencia viva
Cesar Botero Lunes 7:00 p.m Hombres Presencia viva
Julio Barberi Martes 7:00 p.m Hombres 8411 NW 74 St
Miami, FL 33166
Jaime y Adriana Garcia Jueves 7:30 p.m Parejas Presencia viva
Juan Donado y Laura Restrepo Martes 7:30 p.m Jóvenes adultos 2640 NW 84th Ave #103, Doral, Fl. 33122
Paola Y Sebastián Herrera 4ta semana del mes 11:00 a.m Parejas jóvenes 12959 SW 133 terrace Miami FL, 33186
Tony Y Gina Pagan Martes 7:30 p.m Parejas 14816 SW 28 lane, Miami FL, 33185
Jorge y Dee Garcia Martes 7:30 p.m Parejas 4754 NW 107 Ave #903 Doral FL, 33178 Code. 059
Harwis Y Gelen Fernández Jueves 7:30 p.m Parejas 8023 Lake Drive #105 Doral FL, 33166
Orlando Rodríguez Lunes 7:30 p.m Hombres 1095 E 4 Ave Suite A Hialeah FL, 33010

El objetivo de unirte a un grupo de conexión es crecer en tu caminar con Jesus alrededor de personas que te pueden apoyar a tomar tus próximos pasos. Creemos que la vida es mejor cuando vives en comunidad. Queremos ayudarte a encontrar tu mejor lugar.

Día 16: Volviendo al origen - Leticia Ahumada

Recuerdo mi primer encuentro con Dios… igual que a Israel Dios me sacó de la esclavitud del pecado de la vanidad, del materialismo; era esclava de la aprobación y de caerle bien a todo el mundo porque no quería ser rechazada, sino, aceptada por todos.
¡Dios me liberó! Cuando tuve un encuentro personal con Jesús, me sentí aceptada y amada tal y como fui diseñada por Él; entonces, únicamente volviendo a mi origen como hija de Dios, mi vida empezó a cambiar y he sido restaurada en mi identidad.

“Me dejaré encontrar —afirma el Señor—, y los haré volver del cautiverio. Yo los reuniré de todas las naciones y de todos los lugares adonde los haya dispersado, y los haré volver al lugar del cual los deporté», afirma el Señor.” Jeremías 29:14

Te quiero contar la historia de un hombre que en una ocasión sufrió un naufragio. Todos los días trataba de sobrevivir con los recursos que encontraba, hasta que logró hacer una choza. Diariamente clamaba a Dios por su rescate. Un día estaba pescando, vio un incendio, salió corriendo y encontró completamente quemada su casita y todo lo que había construido lo perdió. Gritando le dijo a Dios… - primero se me hundió mi bote y ahora que ya tenía un lugar seguro donde resguardarme, permites que se me incendie mi choza en medio de la nada… ahora ¿qué más me vas a quitar? Toda la noche estuvo llorando, hasta que finalmente se quedó dormido usando unas piedras para sostener su cabeza y unas ramas para cubrirse del frío.

Al día siguiente despertó con el ruido de un gran barco que pitaba durísimo; el hombre salió corriendo a la orilla del mar haciendo señas y gritando. El barco se detuvo y entonces fue nadando hasta llegar al barco. El capitán le lanzó un salvavidas y le ayudó a subir, allí le dieron comida fresca y deliciosa a su paladar, lo cubrieron con ropa seca y limpia. Después el hombre le preguntó al capitán: ¿Cómo me encontraron? tengo tanto tiempo en esta isla que ya había perdido la esperanza de ser rescatado, pensaba que nunca más volvería a encontrarme con mi familia. El capitán respondió: ayer al atardecer, la tripulación vio a lo lejos un incendio, pensamos que en alguna isla perdida habría una persona que prendió una fogata para pedir ayuda, pero en la noche se fue opacando el fuego y el humo nos trajo hasta aquí. El hombre sorprendido lloró de arrepentimiento e inmediatamente se fue al camarote que le habían asignado, allí, quebrantado y avergonzado con Dios le dijo: por favor perdóname por quejarme en medio de esta situación, perdóname por pensar que eras malo conmigo al permitir que se quemara mi choza, fui necio al culparte y juzgarte porque a pesar de mi reacción permitiste que me encontraran ¡Gracias Amado Dios! exclamó apesadumbrado y con lágrimas en sus ojos. Allí se arrepintió de sus pecados y de todo lo que había hecho; sus acciones lo llevaron a vivir una experiencia tan dolorosa como el naufragio. Este hombre se había apartado de su casa y de su familia. Por orgullo y desobediencia lo había perdido todo, incluso, casi pierde la vida.

Hoy quiero decirte que la llave para volver a Dios es el arrepentimiento y luego la obediencia de todo corazón, es decir, con nuestra voluntad, emociones y sentimientos.
En Deuteronomio 30: 1-3 Moisés le dice a los Israelitas que las bendiciones vienen como resultado de obedecer las instrucciones de Dios, y así mismo, las maldiciones vienen por la desobediencia.

Nuestro amado Padre celestial anhela que nos reconciliemos con Él y lo busquemos de todo corazón, solo volviendo nuestra mirada a Él se dejará encontrar; pero para volver a Dios, primero debemos tener un arrepentimiento genuino, es decir, dar la espalda al pecado.

Mi llamado hoy es a hablar a nuestras generaciones sobre las bendiciones de Dios, como resultado de obedecer de todo corazón sus instrucciones. Explicarles claramente que la única manera de ser salvos y verdaderamente libres, es regresando a nuestro origen, a la casa del Padre Celestial, nuestro Dios y creador.

Quiero orar contigo y te invito a repetir estas palabras:

Amado Padre Celestial, gracias por tu amor incondicional hacia nosotros, te pido perdón por todos mis pecados, por mi orgullo, egoísmo y desobediencia que me han apartado de ti. Decido hoy cambiar mi caminar y volver a tu corazón. Tú me creaste y conoces mis necesidades y debilidades; te pido Espíritu Santo que me ayudes a permanecer a tu lado siempre, no quiero morir sin cumplir el propósito para el que me creaste. Gracias por recibirme nuevamente. Te amo y te necesito más que nunca. En el nombre de Jesús. Amén.

PresenciaViva Síguenos en Twitter
PresenciaViva Regálanos tu Like
PresenciaViva Síguenos en Instagram
PresenciaViva Síguenos en YouTube
PresenciaViva Síguenos en flickr
Transmisión ONLINE domingos 10:00 a.m y 12:00 p.m