Presenciaviva
x
X

GRUPOS

De Conexión

BIENVENIDOS A GRUPOS DE CONEXIÓN

GRUPOS DE CONEXIÓN

Un lugar donde tu perteneces.
Dios no quiere que camines solo por la vida.
El creo a la iglesia para ser una familia – Su familia –
Un lugar donde tu perteneces.

Líder Día Hora Enfoque Lugar
Leticia Ahumada Viernes 7:00 p.m Mujeres 10800 NW 88th Ter
Unit 103, Doral, FL 33178
Diana Barberi Jueves 6:00 p.m Mujeres 8411 NW 74 St
Miami, FL 33166
Yolima Rodriguez Jueves 7:00 p.m Mujeres Presenciaviva
Diana Botero Viernes 10:30 a.m Mujeres 12352 SW 124th Ct
Miami, FL 33186
Susan Hernandez Lunes 7:30 p.m Mujeres 10825 N.W 51 Street trail Doral FL, 33178
Lauren Pedraza Martes 7:30 p.m Mujeres 9250 SW 64 St, Miami FL,33012
Cristina Cardona Lunes 7:00 p.m Mujeres 2415 Centergate Dr Unit 101 Miramar FL, 33025
Nery Liboy Lunes 7:00 p.m Mujeres 1910 W 56 St
Hialeah, FL 33012
Fernando López Lunes 7:30 p.m Hombres Presencia viva
Cesar Botero Lunes 7:00 p.m Hombres Presencia viva
Julio Barberi Martes 7:00 p.m Hombres 8411 NW 74 St
Miami, FL 33166
Jaime y Adriana Garcia Jueves 7:30 p.m Parejas Presencia viva
Juan Donado y Laura Restrepo Martes 7:30 p.m Jóvenes adultos 2640 NW 84th Ave #103, Doral, Fl. 33122
Paola Y Sebastián Herrera 4ta semana del mes 11:00 a.m Parejas jóvenes 12959 SW 133 terrace Miami FL, 33186
Tony Y Gina Pagan Martes 7:30 p.m Parejas 14816 SW 28 lane, Miami FL, 33185
Jorge y Dee Garcia Martes 7:30 p.m Parejas 4754 NW 107 Ave #903 Doral FL, 33178 Code. 059
Harwis Y Gelen Fernández Jueves 7:30 p.m Parejas 8023 Lake Drive #105 Doral FL, 33166
Orlando Rodríguez Lunes 7:30 p.m Hombres 1095 E 4 Ave Suite A Hialeah FL, 33010

El objetivo de unirte a un grupo de conexión es crecer en tu caminar con Jesus alrededor de personas que te pueden apoyar a tomar tus próximos pasos. Creemos que la vida es mejor cuando vives en comunidad. Queremos ayudarte a encontrar tu mejor lugar.

Día 3: Intimidad con mi Padre - John Crespo

 

Una familia muy adinerada se encontraba muy afligida. Muchas veces su dinero había resuelto casi todos sus problemas. Nunca habían tenido que esperar por nada, todo lo compraban. Pero un día, el mayor de todos los miembros de la familia tuvo que ser ingresado en una clínica de emergencia.

El médico indicó que el millonario señor tenía una falla renal que solo podía ser resuelta con un trasplante de riñón. Todos pensaron ¿cuánto podía costar un riñón? Pero se sintieron perdidos al darse cuenta de que no era legal comprar un riñón y que el abuelo tendría que esperar a que apareciera un donante.

El médico les había dado otra opción. Hacer análisis a todos los miembros de la familia para ver si alguno era compatible y podía ser el donante.

Sin pensarlo mucho, los adultos de la familia se realizaron los exámenes. Pero para decepción de todos, ninguno era compatible.

El tiempo corría, el abuelo agravaba y la familia estaba cada vez más triste. De pronto cuando ya las esperanzas se acababan entró a la habitación, el nieto adolescente del adinerado señor. Venía acompañado del médico.

Sin emitir palabra se acercó a su madre abrazándola y les dijo a todos.

– Yo quiero salvar a mi abuelo.

Todos se quedaron muy confundidos.

– ¿De qué hablas? Tú no te realizaste los análisis, estás muy joven aún- dijo su madre.

El chico le estiró una carpeta, donde aparecía el resultado de los análisis que decían que él si era compatible.

– Le pedí al Dr. que los hiciera y soy compatible. Amo a mi abuelo, por favor, déjenme salvarlo, tengo mucho miedo, pero no es más grande que el amor que siento por él.

Los padres no pudieron negarse y el adolescente salvó la vida de su amado abuelo.

El punto es que para que exista una relación de amor como la que acabamos de leer, primero debieron pasar por tantos momentos de unión, de compartir, de sacrificios, de entrega, de alegría, viajes juntos, etc. Algo que yo resumo en tres palabras: ¡MOMENTOS DE INTIMIDAD!

Yo puedo imaginar que ese abuelo debió en varios o incluso muchos momentos, poner por encima de sus deseos los de este nieto, que cuando llegó este momento tan difícil en la vida del abuelo, el nieto, ya un adolescente, estuvo dispuesto a entregar uno de sus riñones para salvarlo.

Lo anterior, nos debería hacer reflexionar sobre, qué tantos momentos de intimidad pasamos con nuestros seres queridos o con algunos amigos que son tan especiales. ¿Lo hemos hecho? ¿Lo estamos haciendo?

Pero nada de lo anterior se compara a la relación de intimidad entre nuestro Padre del Cielo y su tesoro más valioso: su hijo Jesús.

Juan 15:15 nos habla sobre lo que Jesús dijo a sus discípulos:

“Ya no los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo. Los llamo mis amigos, porque les he dado a conocer todo lo que mi Padre me ha dicho”.

Y Juan 10:30 dice que “El Padre y yo somos uno solo”.

Jesús nos enseñó con estas dos escrituras, primero: intimidad con sus discípulos, y luego, la más grande de todas, intimidad con Dios, su Padre.

Dios envió a su hijo para salvarnos, rescatarnos, y para pagar nuestra deuda por el pecado, pero al mismo tiempo para que cada uno de nosotros a nivel personal, tenga una relación ÍNTIMA con Él.

¿Será que estamos teniendo una relación de intimidad tan fuerte con Nuestro Padre del cielo que al igual que ese nieto, aún con miedo y temor de perder la vida, entregó algo tan valioso como un riñón?

Ese nieto sabía que, si no hacía un sacrificio “como nunca antes y quizás nunca más”, su abuelo no estaría más con él, y esa intimidad que los dos tenían seguro se perdería.

Así como ese nieto, hizo Jesús para que tuviéramos intimidad con el Padre Celestial, quién no solo entregó un riñón, sino su vida misma como lo dice Juan 10:18 para que, a través de Él, nos pudiéramos acercar al Padre en intimidad.

¿Estamos nosotros así en nuestra relación con Dios? y si no lo estás, tengo buenas noticias. Él siempre está esperándote para tenerla y disfrutar de lo maravilloso de su presencia. Manos a la obra, ¡Hazlo! Y te garantizo que tu vida jamás será la misma.

Oremos:

Padre del cielo, solo necesito una vez a solas contigo, una única vez, una real e inolvidable para conocer de ti, pues estoy completamente seguro de que será tan transformadora que buscaré estar contigo en intimidad todos los días de mi vida, y así cambiaré y trataré de imitar mucho más la vida de mi Señor Jesús, quien no hacía nada por voluntad propia sino por la del Padre. Te lo pido en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo ¡Amén!

PresenciaViva Síguenos en Twitter
PresenciaViva Regálanos tu Like
PresenciaViva Síguenos en Instagram
PresenciaViva Síguenos en YouTube
PresenciaViva Síguenos en flickr
Transmisión ONLINE domingos 10:00 a.m y 12:00 p.m