Presenciaviva
x
X

GRUPOS

De Conexión

BIENVENIDOS A GRUPOS DE CONEXIÓN

GRUPOS DE CONEXIÓN

Un lugar donde tu perteneces.
Dios no quiere que camines solo por la vida.
El creo a la iglesia para ser una familia – Su familia –
Un lugar donde tu perteneces.

Líder Día Hora Enfoque Lugar
Leticia Ahumada Viernes 7:00 p.m Mujeres 10800 NW 88th Ter
Unit 103, Doral, FL 33178
Diana Barberi Jueves 6:00 p.m Mujeres 8411 NW 74 St
Miami, FL 33166
Yolima Rodriguez Jueves 7:00 p.m Mujeres Presenciaviva
Diana Botero Viernes 10:30 a.m Mujeres 12352 SW 124th Ct
Miami, FL 33186
Susan Hernandez Lunes 7:30 p.m Mujeres 10825 N.W 51 Street trail Doral FL, 33178
Lauren Pedraza Martes 7:30 p.m Mujeres 9250 SW 64 St, Miami FL,33012
Cristina Cardona Lunes 7:00 p.m Mujeres 2415 Centergate Dr Unit 101 Miramar FL, 33025
Nery Liboy Lunes 7:00 p.m Mujeres 1910 W 56 St
Hialeah, FL 33012
Fernando López Lunes 7:30 p.m Hombres Presencia viva
Cesar Botero Lunes 7:00 p.m Hombres Presencia viva
Julio Barberi Martes 7:00 p.m Hombres 8411 NW 74 St
Miami, FL 33166
Jaime y Adriana Garcia Jueves 7:30 p.m Parejas Presencia viva
Juan Donado y Laura Restrepo Martes 7:30 p.m Jóvenes adultos 2640 NW 84th Ave #103, Doral, Fl. 33122
Paola Y Sebastián Herrera 4ta semana del mes 11:00 a.m Parejas jóvenes 12959 SW 133 terrace Miami FL, 33186
Tony Y Gina Pagan Martes 7:30 p.m Parejas 14816 SW 28 lane, Miami FL, 33185
Jorge y Dee Garcia Martes 7:30 p.m Parejas 4754 NW 107 Ave #903 Doral FL, 33178 Code. 059
Harwis Y Gelen Fernández Jueves 7:30 p.m Parejas 8023 Lake Drive #105 Doral FL, 33166
Orlando Rodríguez Lunes 7:30 p.m Hombres 1095 E 4 Ave Suite A Hialeah FL, 33010

El objetivo de unirte a un grupo de conexión es crecer en tu caminar con Jesus alrededor de personas que te pueden apoyar a tomar tus próximos pasos. Creemos que la vida es mejor cuando vives en comunidad. Queremos ayudarte a encontrar tu mejor lugar.

Día 8: Mi padre pasó de largo - Victoria López

Hace poco leí esta historia de un joven que narra que un día fue a visitar a sus padres, quienes viven en una pequeña granja en medio de las montañas, alejados de la ciudad y dice así:

Pasé allí el fin de semana, era tan agradable que no quería volver a mi casa. Pero estaba por caer la noche y era hora de regresar. Mientras volvía, me di cuenta de que el camino se había tornado difícil en algunos tramos debido a una tormenta que había caído por la tarde, cuando estaba a mitad del trayecto llegué a un punto lleno de fango y desafortunadamente mi auto se atascó. Intenté avanzar, pero las llantas solo patinaban en el lodo. Me bajé e intenté sacar el auto de aquel lugar, de una y otra forma, pero mis esfuerzos eran inútiles y la desesperación comenzó a embargarme. El camino era desolado y oscuro, no había nadie que pudiera ayudarme. En verdad deseaba que pasara alguien y me auxiliara. De pronto a lo lejos apareció un auto, parecía ser mi salvación. Le hice señales para que se detuviera, pero el carro no reducía su velocidad. A toda marcha pasó a mi lado, sin detenerse un instante. No imaginan el asombro que me llevé, no solo por el hecho de que aquel auto no se detuviera, sino, porque el conductor era mi padre. No podía creerlo, ¿Qué podría haber pasado? Mi propio padre no me había reconocido, quizás porque estaba oscuro, pensé. Pero aún si fuera un desconocido, podría haber parado para ayudarme. Yo seguí insistiendo en hacer algo para salir de aquella situación, cuando de pronto vi la luz de un auto que venía de regreso. Volví a hacer señales y el automotor se detuvo. Era mi padre nuevamente, pero esta vez conducía un enorme tractor. Le reclamé el por qué no había parado la primera vez. Sin embargo, él me explicó que me había visto, pero no podía detenerse porque habría quedado atrapado en el fango también. Así que pasó a toda velocidad y fue a pedir prestado el tractor a un amigo, para volver a mi rescate. Así pudo sacarme de aquel apuro.

Al oír la historia de este joven pude recordar cuántas veces he pensado y sentido, que cuando más necesito la ayuda de DIOS ÉL ha pasado de largo. ¿Te ha pasado alguna vez que cuando estás en apuros y le pides ayuda desesperadamente a Dios te ha parecido que te ignora o te abandona en medio de la desesperación? Y que muchas veces cuando esto pasa, la primera reacción que tienes o lo primero que haces es dejar de buscar a Dios en oración. ¿Te ha pasado también? O ¿Será solamente a mí?
Bueno, pues si te ha pasado, ¡Qué bueno que nos podamos identificar!

Hemos aprendido que la oración es hablar con Dios y es así, pero en ocasiones es difícil mantener constancia en nuestras conversaciones con Él porque no lo vemos físicamente, desistimos porque sentimos que estamos hablando solos y no escuchamos una voz que nos responda. A veces, renunciamos a esos tiempos de quietud o de soledad con Dios, porque pareciera que Él nos pasara de largo cuando más lo necesitamos.
Pero ¿sabes algo? Dios conoce tu corazón, y es por eso que, Él busca la forma de comunicarse con cada uno de nosotros y sabe cómo hablarnos; puede hablarte en su Palabra, a través de una voz interior, un consejo sabio, a través de un sueño, una palabra profética, de una enseñanza, en fin, de muchas maneras, pero lo único que requiere de nosotros es que apartemos el tiempo para estar con Él, para aprender a identificar su voz.
Él fue quien tomó la iniciativa de buscarnos porque nos amó primero como lo dice 1 Juan 4:19 y es el más interesado en relacionarse con nosotros y enseñarnos a escuchar su voz.

La oración no es un monólogo, ni un tiempo de peticiones, ni un momento de descargo solamente, es más bien un tiempo para relacionarnos con una persona, no solo con el Dios que nos creó, sino con quien más nos ama y desea estar con nosotros. Recuerda que Dios te hizo su hijo/a y quiere sanarte, limpiarte y devolverte el propósito para el cual Él te creó; porque cuando llegamos a Él todos estábamos viviendo una vida independiente, sin rumbo, sin saber que había un diseño planeado para cada uno de nosotros, y ahora Él quiere guiarnos hacia ese futuro y desea que caminemos de su mano.

Dios quiere que le conozcas como Padre en medio de ese tiempo a solas con Él, que cuando vivas situaciones como la de ese joven de la historia o algunas aún más difíciles, conozcas tanto del carácter de tu Padre que puedas decir con certeza en tu corazón: Mi Padre vendrá a rescatarme, yo lo conozco y sea lo que sea, Él peleará por mí, pase lo que pase, Él no me fallará porque Él siempre cumple.

Oremos:
Amado Padre Celestial gracias por amarnos tanto y escogernos para estar a tu lado siempre. Yo te pido que hoy nos ayudes a que los afanes de la vida no nos roben los tiempos de quietud contigo; que cada uno de nosotros podamos seguir hablando contigo, escuchándote para conocer más quién eres tú y quiénes somos nosotros en ti, para que podamos seguir los pasos de Jesús quien pudo cumplir su propósito, porque era uno con el Padre y así debía permanecer hasta el final. Te lo pedimos en el nombre de Jesús. Amén.

PresenciaViva Síguenos en Twitter
PresenciaViva Regálanos tu Like
PresenciaViva Síguenos en Instagram
PresenciaViva Síguenos en YouTube
PresenciaViva Síguenos en flickr
Transmisión ONLINE domingos 10:00 a.m y 12:00 p.m