Josué

Ana Carolina Castellanos

 

“Tal como le prometí a Moisés, yo les entregaré a ustedes todo lugar que toquen sus pies” Josué 1:3 NVI

 

Meditemos en este pasaje, es una promesa generacional: ¿Quién hace la promesa? Dios le hizo una promesa a Josué, que continúa vigente para cada uno de sus hijos.

Dios nos ha entregado a cada uno de nosotros una asignación y depende de ti y de mí alcanzarla. El pasaje de hoy nos da varias pautas para convertirnos en verdaderos conquistadores:

 

  1. Identifica qué promesa te ha hecho Dios.

“Él además de poner ese sueño en tu corazón, prometió acompañarte todos los días para lograrlo”.

Josué 1:5 afirma: “Durante todos los días de tu vida, nadie será capaz de enfrentarse a ti. Así como estuve con Moisés, también estaré contigo; no te dejaré ni te abandonaré” 

 

  1. Se necesita tener fe. Es una herramienta de conquista, porque en medio de la prueba nos ayuda a mantenernos firmes y enfocados en la meta.

 

  1. Obediencia. Es una garantía para el éxito en cualquier asunto que emprendamos. La obediencia es premiada.

 

  1. Mentalidad generacional. Josué recibió una promesa, hecha inicialmente a Moisés, tuvo fe y total dependencia de Dios, fue obediente y conquistó la tierra prometida. 

 

  • ¿Cuál es esa tierra prometida que no has conquistado aún?
  • ¿Crees que puedes lograrlo? 
  • ¿Qué estás haciendo para alcanzarlo? 

 

Recuerda que Dios nos ha llamado a poseer territorios particulares y contamos con su absoluto respaldo.

 

Oración: Señor hoy entiendo que me has hecho promesas de conquista, que dependeré de ti para su cumplimiento, y tendré fe en que sucederá tal como me lo has dicho; yo me comprometo a ser obediente y no descansaré hasta ver el cumplimiento.

Gelv Síguenos en Twitter
Gelv Regálanos tu Like
Gelv Síguenos en Instagram
Gelv Síguenos en YouTube
Gelv Síguenos en flickr

SOLICITAR REPORTE DE DONACIONES